Sabio Sohier

Reseña de libros Sage Sohier – Pasando el tiempo

© sabio sohier

“Siempre estaré agradecido a las personas que aparecen aquí, no solo por permitirme dedicar tiempo a tomarles fotografías, sino también por cómo estas interacciones informaron y enriquecieron mi vida”.


─── por Josh Bright, 4 de marzo de 2024
  • Publicado recientemente por Nazraeli Press, “Passing Time” del fotógrafo estadounidense Sage Sohier captura la esencia de una época pasada. 

    Fotografía en blanco y negro de Sage Sohier, retrato de una pareja afroamericana. florida, 1981
    Perrine, Florida, 1981


    Sohier ha pasado las últimas tres décadas capturando personas en su entorno en un intento de construir un retrato de la América contemporánea.
    En medio del aislamiento provocado por la pandemia, profundizó en sus archivos y desenterró una serie de imágenes capturadas entre 1979 y 1985.

    Fotografía en blanco y negro de Sage Sohier, niños jugando, 1982


    Tomadas principalmente cerca de su casa en Nueva Inglaterra, o durante travels a los estados del sur, ofrecen un vistazo a una era predigital, donde el calor del verano impulsaba a las personas a salir de sus hogares y a encontrarse en compañía de amigos y vecinos.

    Quizás inspirado por la soledad y el aislamiento forzado de la pandemia, Sohier se sintió atraído por estas imágenes. Ella menciona en la introducción que quedó cautivada por la sensación de “sensualidad relajada”. Ya sea PEOPLE descansando en sus patios o niños jugando en las calles, este tema impregna las fotografías, recordándonos una época en la que la vida avanzaba a un ritmo más lento.

    Fotografía en blanco y negro de Sage Sohier. Personas tomando bebidas afuera de una casa, 1983
    Worcester, MA, 1983
    Fotografía en blanco y negro de Sage Sohier, retrato de una pareja con fábricas al fondo
    Lawrence, MA, 1981
    Fotografía en blanco y negro de Sage Sohier, familia jugando, 1982
    Playa de Old Orchard, 1982


    Sohier posee la habilidad única de capturar a casi extraños con una franqueza excepcional. La distancia entre el fotógrafo y los sujetos es inexistente. A veces, las personas en las fotografías parecen no ser conscientes de la cámara, mientras que en otros casos se sienten atraídas por ella y posan para retratos con alegría y una sensación de libertad.

    "Entrometerse en el espacio personal de las personas podía resultar incómodo y nunca fue fácil de hacer, pero la mayor parte del tiempo parecía que mi entusiasmo era contagioso y las personas podían relajarse y ser ellas mismas".

    Fotografía en blanco y negro de Sage Sohier
    Fotografía en blanco y negro de dos niños con bicicletas de Sage Sohier.
    Fotografía en blanco y negro de Sage Sohier. Niño jugando con perro.


    Representado exclusivamente en en blanco y negro, estas imágenes son a la vez sensibles y cautivadoras. Ofrecen una visión de la vida en los Estados Unidos de principios de la década de 1980, más allá de las bulliciosas metrópolis. Sin embargo, son las conexiones genuinas entre las personas las que realmente brillan.

    La alegría contagiosa y la camaradería genuina capturadas en estos cuadros sirven como un recordatorio conmovedor de la importancia vital de la conexión humana, que en una era dominada por la digitalización, parece cada vez más tensa.

    Fotografía en blanco y negro de Sage Sohier. Familia jugando en River, Estados Unidos 1982
    Amigo Hollow, Virginia Occidental, 1982


    Al reflexionar sobre este período de su vida, Sohier se siente nostálgica y considera cómo afectó su carrera.
    . Eran sus veinte años, una época de exploración y experimentación cuando comenzó a ver el mundo y a conocer y comprender a personas de diversos orígenes.

    Fotografía en blanco y negro de Sage Sohier, familia afroamericana, Newburgh, Nueva York, 1983
    Newburgh, Nueva York, 1983


    Mirando hacia atrás, reconoce cómo su papel como fotógrafa “ha sido una excusa maravillosa para deambular y sentir curiosidad por las vidas y experiencias de los demás”.

    Menciona que muchos de sus encuentros “aún están vivos en su mente” y desearía haber llevado un diario sobre las personas que conoció, las conversaciones que tuvo y las cosas extrañas y maravillosas que notó en el camino.

    Fotografía en blanco y negro de Sage Sohier. Un niño y un gato en Florida. 1981
    Perrine, Florida, 1981


    Sin embargo, en muchos aspectos, esto es precisamente lo que representa “Passing Time”. Sirve como un diario visual de un período significativo en la vida de Sohier y un tributo a una época más simple que invita a los espectadores a hacer una pausa, reflexionar y apreciar la profunda alegría de la conexión humana.

     

    Todas las imágenes © Sabio Sohier

    Passing Time es una publicación de Nazraeli Press y está disponible aquí.